El cáncer no avisa a nadie. – Nunca pensé que te echaría tanto de menos…

Cuantas veces habré pensado…

¡Qué bien estaría si no tuviese la regla!

Inocente de mi… lo que daría ahora, que he descubierto las consecuencias de su ausencia, por volver a tenerla.

No conozco a nadie con mi mismo caso, quizás a alguna de vosotras os ha sucedido igual, al empezar la quimioterapia, supongo que por el desajuste que provoca todo el tratamiento, tenia la menstruación cada 15 días, llegó el 3 de marzo y fue la última vez que tuve la visita de la querida amiga.

Mi mundo se ha visto envuelto en una marea de cambios, desajustes hormonales y unos terribles sofocones.

Sofocones, sofocones y más sofocones, al principio eran como unos simples calores nocturnos y empecé a ir despojándome de la ropa en medio de la noche. Yo, que era de las que tenia necesidad de dormir con calcetines puestos, de enrollar mis pies con las piernas de mi marido y  no abandonaba el nórdico hasta casi entrado el verano. Ahora ya no se trata de un golpe de calor, es como un fuego que noto dentro de mi cuerpo y hace que me queme todo, puede haceros gracia pero pienso que me arden hasta los pelos que no tengo en la cabeza, me quitaría todo allí dónde esté…

Mujeres menopaúsicas del mundo, como os entiendo

¡Qué malo es esto!

Y ya no os cuento como van mis hormonas, soy alegre y positiva y puedo decir que, afortunadamente, el 90% del tiempo es así, pero de golpe llega un día, un momento en el que la tontería más grande y absurda se convierte en un drama y yo en un mar de lágrimas…

La parte positiva es que soy racional y consciente de que realmente no tiene ninguna importancia, pero sin saber ni tan solo el motivo, me apeno…

Pasa el rato y por suerte mi yo racional le gana la batalla a mi yo emocional, contaminado por mis locas y dopadas hormonas, y la cosa vuelve a la normalidad.

Hoy por hoy los sofocones son a diario y cada vez más frecuentes, por fortuna emocionalmente la cosa se equilibra y me pasa muy de vez en cuando, pero si en algún momento a ti también te pasa, que sepas que no eres la única.

La verdad es que en el tratamiento, como en la vida, hay días de todo, buenos y no tan buenos, malos y no tan malos, pero mientras la cabeza esté bien, los días malos pasan y con un extra de alegría se llevan muchísimo mejor.

 

IMG_0111NOTA: Esta semana las mayores  alegrías me las habéis dado vosotros y la marea rosa, que inunda las redes sociales, con nuestra pulsera solidaria, jamás podré agradecer todo lo que me llegáis a dar.

¡Os envío millones de besos!

About vanessa

Soy Vanessa, Estoy casada con mi otra MITAD, lo escribo en mayúsculas porque quiero que se entienda bien, no podría tener un mejor compañero de viaje, es mi confidente y mi mejor amigo… le quiero de forma incondicional y es el padre de mi tesoro más preciado, mis hijos Èric y Martina. Soy súper mami de mellizos, lo de súper no es porque yo lo crea, simplemente es que ser mamá de gemelos o mellizos ya viene de serie con ese título honorífico, a la fuerza hay que serlo. Y en mi vida idílica un día el cáncer irrumpió. Con el diagnóstico bajo el brazo, el alma rota y la fuerza por las nubes me decidí a escribir este blog, un hoja en blanco aguanta lo que le echen y así empezó mi terapia. Aquí encontrarás los episodios más duros de la enfermedad narrados en primera persona, un desahogo en toda regla. Mis proyectos solidarios, que en realidad son de todos. Y un trozo de mi corazón en cada post que escribo. Esta es mi vida, no tal y como la soñé de niña, pero es así y la vida hay que aceptarla, porque pese a todo… la vida merece la pena. Ahora soy más feliz, mi vida es más intensa, agradezco cada nuevo día y le grito un gran SÍ, A LA VIDA, sí a vivir y no sobrevivir, sí a ser feliz, sí a disfrutar, sí a sentir… Nunca sabes cuando la vida va a sorprenderte, es bonita y cruel a partes iguales pero me gusta pensar que pase lo que pase seguiremos bailando, sin importar la canción que suene. ¿Bailas conmigo?

1 Comments On Nunca pensé que te echaría tanto de menos…

  • Ingrid Responder

    Hola Vanesa, 1r de tot felicitar-te per expressar publicament tot alló que ens pot passar amb els tractaments contra el cáncer.
    A mi hem van diagnosticar cáncer de mama el 2011 i tot ha anat be i nomes hem queda 1 any per acaba una altre etapa de tot aquest proces.
    Els sofocos jo encara els tinc (pocs, ara nomes a l’estiu) i lo que feia i faig es intentar respirar a poc a poc i tranquilitzar-me. T’entenc perfectament pero l’únic que et puc dir amb aixo es paciencia i no pensari gaire.
    Anims i endavant (sempre en positiu)
    Una abraçada molt forta d’una lluitadora cap una altre

Comment Form

Scroll to Top

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar