En mi cabeza loca tengo las mil y una por contaros, en realidad os debo una y de las grandes desde que inauguramos el año, me propuse un reto, es mi reto, porque pretendía estar curada o ida de olla del siglo, juzgaréis vosotros mismos, os lo cuento otro día…

Hoy quiero contaros mis fantásticas, divertidas, accidentadas, familiares, únicas y extraordinarias mega vacaciones.

Teníamos tantas ganas, anhelábamos tantísimo un poco de paz, alejados de calendarios llenos de visitas a hospital, colegios, extraescolares y todo lo que el maravilloso frenesí de la vida conlleva.

Un poco de nuestras #aventurasviajeras

Nos costó la vida llegar al destino, en realidad salimos por la puerta de casa, maletas en mano, a las 7 de la mañana y nada más y nada menos que 19 horas después llegamos al destino, no hace falta que os explique lo que es aguantar en el aeropuerto y vuelos varios a mis dos pequeñajos pero gracias a un arsenal de cuentos para colorear, unas cuantas películas y la patrulla canina al completo, lo conseguimos ¿Cómo debían hacerlo cuando no existían las tablets? No quiero imaginar lo que debía de ser entonces meter en uno de estos vuelos a unos niños de 4 años, santa paciencia para los padres y para todos los pasajeros del avión…

A lo que iba, que divago y me voy del tema, cuando llegamos casi nos da un síncope… ¡Madre mía! ¡Qué horror! Nos dieron una habitación que ni motel de carretera digno de película americana, me ahorro los detalles pero os diré que dormimos allí porque llegamos con 19 horas de viaje a las espaldas y dos peques desesperados del mismo agotamiento. En ese mismo momento reclamamos el ERROR a través de nuestra agencia, evidentemente eso no era lo contratado, y después de sus mil gestiones…

¡Tachán!!!

Cosas de la vida y aquí te demuestra que la perfección de las cosas reside en la imperfección de las mismas. Tuvimos la gran suerte de que nos asignaran una cochambrosa habitación porque a raíz de ese momento nos esperó una estancia digna de las mil y una noches, nuestro cambio de habitación fue radical, mismo complejo, hotel superior, suite deluxe dúplex con terraza, jaima y jacuzzi para todos…

Ole, ole y ole! No hace falta que os diga más, somos unos suertudos y la suerte siguió de nuestro lado durante todos los días, hasta mi querida lluvia que nunca me abandona se portó como una campeona y nos visitó por las noches cuando ya no molestaba, durante el día nos dejaba disfrutar de todo, de esas risas de los niños… Aiiinssss ¡Cómo las añoro! Esa carcajada tan dulce y sincera, mis twins se lo han pasado tan bien juntitos, tienen tal complicidad que me asombra.

Con mi hermana mediana me llevo 2 años y medio y recuerdo que nos matábamos, tirones de pelo van y vienen y mi madre como loca intentando mediar entre nosotras, cosa que pocas veces conseguía… Ahora cuando veo lo mucho que ellos comparten y cómo cuidan el uno del otro, me sorprende… Ojalá les dure muchísimos años.

Estos días de tregua me han sentado de maravilla, no he bailado bachata, ya os dije que no soy muy dada a las coreografías multitudinarias ni a las animaciones típicas de los complejos caribeños pero me tomé alguna copa, me vine arriba y me atreví hasta con un margarita pero no pude acabarlo, es lo que tiene tantos meses de abstención… He disfrutado a mi manera, nos hemos olvidado del mundo y hemos vivido, estás lejos de todo lo que te preocupa y con lo que más quieres, así es que tienes un único objetivo, VIVIR EL MOMENTO, y cuando realmente lo haces, te das cuenta de que en el detalle más efímero está la felicidad, que la mayoría de veces estamos ocupados y no le prestamos atención hasta que es demasiado tarde… nunca imaginé que disfrutaría tantísimo como simple observadora pero sinceramente creo que estos días de tregua he sido una observadora de felicidad en primera persona y os aseguro que me ha hecho la mujer más feliz del mundo.

Ahora sí, estoy deseando que llegue abril y con él mi último chute, poder acabar y darle una patada al Sr.Cáncer… madre mía todo lo que llevo ya a la espalda, este renove de batería ha sido de lo más terapéutico para el último empujón.

Allá vamos…. Seguimos de aventuras, próxima parada, quirófano y fuera portacath que para eso estamos con #quimiosmolonas de chute subcutáneo.

About Vanessa

Soy Vanessa, Estoy casada con mi otra MITAD, lo escribo en mayúsculas porque quiero que se entienda bien, no podría tener un mejor compañero de viaje, es mi confidente y mi mejor amigo… le quiero de forma incondicional y es el padre de mi tesoro más preciado, mis hijos Èric y Martina. Soy súper mami de mellizos, lo de súper no es porque yo lo crea, simplemente es que ser mamá de gemelos o mellizos ya viene de serie con ese título honorífico, a la fuerza hay que serlo. Y en mi vida idílica un día el cáncer irrumpió. Con el diagnóstico bajo el brazo, el alma rota y la fuerza por las nubes me decidí a escribir este blog, un hoja en blanco aguanta lo que le echen y así empezó mi terapia. Aquí encontrarás los episodios más duros de la enfermedad narrados en primera persona, un desahogo en toda regla. Mis proyectos solidarios, que en realidad son de todos. Y un trozo de mi corazón en cada post que escribo. Esta es mi vida, no tal y como la soñé de niña, pero es así y la vida hay que aceptarla, porque pese a todo… la vida merece la pena. Ahora soy más feliz, mi vida es más intensa, agradezco cada nuevo día y le grito un gran SÍ, A LA VIDA, sí a vivir y no sobrevivir, sí a ser feliz, sí a disfrutar, sí a sentir… Nunca sabes cuando la vida va a sorprenderte, es bonita y cruel a partes iguales pero me gusta pensar que pase lo que pase seguiremos bailando, sin importar la canción que suene. ¿Bailas conmigo?

6 Comment On OBSERVADORA DE FELICIDAD…

6 Comments On OBSERVADORA DE FELICIDAD…

  • Bea Responder

    Hola Vanesa!! Qué ganas de leerte. Y, sobre todo, de leer estas buena noticias.
    Te envío toda la fuerza del mundo para estos meses que te quedan.
    Lo que no se (igual lo has contado pero tengo una memoria de pez últimamente) es lo que has comentado de entrar en quirófano…
    De verdad que es admirable el coraje que le echas por estar contando tu experiencia, como decía una lectora tuya, “durante”.
    Seguro que puede estar ayudando a muchas mujeres, madres o no por supuesto.
    Desde aquí una seguidora tuya, sin conocerte en persona, pero como si lo hiciera.

    http://beita-elrincondebeita.blogspot.com.es/

    • Vanessa Responder

      Hola Bea, muchísimas gracias por estar por aquí y apoyarme en toda la aventura…
      Entraré en quirófano para quitar el portacath, es el cateter subcutanio que tengo para la quimio, el botón mágico para mis hijos, jejeje!
      La quimio que estoy haciendo ahora es una inyección subcutánea y entonces ya no se utiliza el cateter y es mejor retirarlo, tiempo atrás te lo dejaban durante muchísimo tiempo puesto por posibles recaídas, hoy en día prefieren retirarlo y en caso necesario, ,volverlo a poner… que no va a ser el caso, por supuesto!
      Un abrazo enorme y millones de besos!

  • Angela Responder

    Hola, Vanessa. Descubrí tu historia hace poco gracias a los medios de comunicación y solo quiero decirte que me pareces una persona admirable e inspiradora. Mucho ánimo que ya no queda nada para darle la patada al Sr. Cancer!! Te deseo toda la suerte del mundo. Te la mereces . Tus hijos tienen mucha suerte de tener una madre tan valiente y, sin duda, el mundo necesita muchas mujeres como tú!

    Un abrazo

    • Vanessa Responder

      Hola Angela,
      muchísimas gracias por estas bonitas palabras y bienvenida, estoy encantada de tenerte por aquí.
      Un abrazo gigante y mil millones de besos!

  • Mireia Sala Responder

    Sempre m’emociono amb els teus posts!! M’encanta el teu positivisme i energia que sense dubte em transmets dia a dia.
    M’encanta veure que has disfrutat d’aquestes merescudes vacances en familia, i que estàs a punt d’acabar tot aquest procés i continuar gaudint la vida més plenament encara!!! Una abraçada gegant!!!

    • Vanessa Responder

      Hola bonica,
      Moltíssimes gràcies, ja veuràs que tot el que sembla ara tant lluny també arriba, tenim una trobadeta pendent.
      Una abraçada gegant i milers de petons!

Comment Form

Responder a Bea Cancelar respuesta

Scroll to Top