El lunes era día de aventuras en el hospital, y mi día empezó de un catastrófico total.

Tenía visita con mi oncólogo, llegué sin saber ni qué visita me tocaba, me había olvidado de tomar la medicación, esto no es nuevo, cada día dudo si lo he hecho o no… cosas de mis neuronas.

Llegué después de darle un golpe al coche del vecino, me enfadé muchísimo conmigo misma por ir así de loca, por querer hacer mil millones de cosas, que luego pasa lo que pasa, que el cuerpo dice hasta aquí.

En fin… Aprenderé, estoy en ello, lo prometo.

El caso es que mi Doctor, que es de pocas palabras, pero es un bendito santo me dijo algo que me ha dado en qué pensar:

Sempre has sigut una noia amb moltíssima empenta i últimament no et veig així. 

Siempre has sido una chica con muchísimo empuje y últimamente no te veo así.

Y tiene toda la razón del mundo, hace unos meses que voy de capa caída, yo me noto que no acabo de remontar y me achaco a que es del tratamiento, de todo lo que el cuerpo lleva encima, y sé que es cierto, y lo acojo con gusto porque entiendo que es el PRECIO POR VIVIR, pero no quiero conformarme con eso, no quiero justificarme tras “es lo que hay” o sí, pero quiero más, quiero recuperar mi yo más vital, y sé que puedo.

El poder está en la mente, somos nosotros los que nos ponemos limitaciones, y pienso decirle a mi cabeza que puedo y quiero estar mejor. Aprender a ir despacio, entender que los días malos forman parte del juego, que lo importante es ser racional, saber que todo pasa, y seguir saboreando la vida, minuto a minuto, feliz por cada nuevo día y agradecida por ver crecer sanos a mis hijos. Volcar mi ilusión en emprender, porque lo bueno está por llegar, porque las dificultades nos preparan para hacer grandes cosas y sé que esas llegarán.

En redes alguien me dijo que me diera un capricho de chocolate para reparar mi día de “mierder”, la verdad es que el deleite del paladar era una opción buenísima, pero para ayudar a mis cartucheras opté por irme al gym, descargar un poco y de vuelta a casa como nueva. Lo curioso es que no pegué ojo en toda la noche, en mi cabeza solo tenía la frase de Pablo Raez que inunda las redes

“Lo triste no es la muerte, lo triste es no saber vivir”

Me parece algo tan bonito y tan cierto… el cáncer te enseña a vivir, a valorar absolutamente todo, la cotidianidad cobra un valor incalculable y yo quiero saber más, quiero vivir más, vivir de verdad, querer de verdad, bailar de verdad.

Y quiero un mundo mejor, un mundo donde curarse de un cáncer no suponga sufrir un infierno, no sé si será posible, pero ante la mínima posibilidad, merece la pena intentarlo, de ahí que dedique todo lo que puedo a la campaña solidaria para financiar el proyecto del Dr. Frigola, que pasa por ofrecer un tratamiento para la enfermedad que no produzca los daños colaterales de la quimio y la radio (más info en el apartado “Proyecto Solidario” del blog). En fin… que no os digo más, si habéis vivido este infierno de cerca sabéis a qué me refiero, si queréis ayudar a que este proyecto sea posible, nos quedan 7 días de verkami para editar un DVD Solidario, todos los beneficios de sus ventas y los actos de presentación que se hagan serán destinados íntegramente al proyecto. Colabora reservando tu DVD AQUÍ y ayudanos  a hacerlo realidad, comparte con tus amigos, que todo suma y entre todos podemos conseguirlo.


Esta semana mis babytwins cumplen 6 años, ¡6! madre mía… y por aquí lo vamos a celebrar, así es que aunque empezamos fatal, acabaremos genial, no me cabe duda. 

Feliz semana!!!

About Vanessa

Soy Vanessa, Estoy casada con mi otra MITAD, lo escribo en mayúsculas porque quiero que se entienda bien, no podría tener un mejor compañero de viaje, es mi confidente y mi mejor amigo… le quiero de forma incondicional y es el padre de mi tesoro más preciado, mis hijos Èric y Martina. Soy súper mami de mellizos, lo de súper no es porque yo lo crea, simplemente es que ser mamá de gemelos o mellizos ya viene de serie con ese título honorífico, a la fuerza hay que serlo. Y en mi vida idílica un día el cáncer irrumpió. Con el diagnóstico bajo el brazo, el alma rota y la fuerza por las nubes me decidí a escribir este blog, un hoja en blanco aguanta lo que le echen y así empezó mi terapia. Aquí encontrarás los episodios más duros de la enfermedad narrados en primera persona, un desahogo en toda regla. Mis proyectos solidarios, que en realidad son de todos. Y un trozo de mi corazón en cada post que escribo. Esta es mi vida, no tal y como la soñé de niña, pero es así y la vida hay que aceptarla, porque pese a todo… la vida merece la pena. Ahora soy más feliz, mi vida es más intensa, agradezco cada nuevo día y le grito un gran SÍ, A LA VIDA, sí a vivir y no sobrevivir, sí a ser feliz, sí a disfrutar, sí a sentir… Nunca sabes cuando la vida va a sorprenderte, es bonita y cruel a partes iguales pero me gusta pensar que pase lo que pase seguiremos bailando, sin importar la canción que suene. ¿Bailas conmigo?

4 Comment On PALABRA DE ONCÓLOGO

4 Comments On PALABRA DE ONCÓLOGO

  • Laura Responder

    Jo et diré q és una fase que hauràs de passar i quan acabes el tractament i passa un temps el cos es descarrega i comença una fase d’angoixa i tristessa però remuntes i continues xq sempre hem sigut les persones amb empenta i valentia i això és la base.

  • TERESA Responder

    Hola Vanessa, estoy intentando ver en tu blog información sobre el proyecto solidario, la investigación del Dr. Frigola pero no puedo entrar en ese apartado.

  • Ana Responder

    Te mando un abrazo y mucha fuerza para luchar. A mi madre le detectaron un tumor después de Navidad, en su caso un melanoma en el ojo derecho, muy agresivo, nos dijo el médico. La operaron en seguida para extirparle el ojo, no había otra solución, le han hecho muchas pruebas, en principio han salido bien pero hay que mantener una vigilancia extrema por si se reproduce en otra parte. Ella ha vuelto a su vida normal poco a poco, o lo intenta, dentro de lo que puede con sus citas médicas. Siempre ha sido muy coqueta, casi nunca se ponía las gafas por coquetería, ahora las lleva siempre y hasta se ha comprado un par de repuesto. Todavía lleva parche, aún no le han podido adaptar la prótesis, pero ella se cambia su parche todas las mañanas y se maquilla antes de salir. El mes que viene se casa mi hermana y como la prótesis no creemos que esté está pensando en hacerse un parche de la tela del vestido para no llevar de los adhesivos color carne que usa a diario. Ella lo está superando pero yo creo que no me acostumbraré nunca a verla así.

    Un besote

Comment Form

Scroll to Top