El diagnóstico bomba llegó a mi vida un jueves 13 de noviembre. Ese fin de semana subí a la montaña. Mi montaña. La que está al lado de casa. Sentí que necesitaba el contacto con la naturaleza y allí me desahogue, observé, grite y lloré todo lo que el cuerpo me pidió y en ese momento me sentí en la cima del mundo. Mi mundo. Ese que acababa de dar un vuelco de 360º y yo estaba con el alma rota pero convencida de que esa aventura solo tenia un ganador y ese era yo.

(más…)

Érase una vez un nuevo comienzo… Se acabó la Navidad, los días de fiestas, juntarte con los tuyos y comer como si el mañana no existiera, si tienes niños estarás como nosotros, con la casa inundada de regalos, luchando por poner orden e intentando que den valor a lo que tienen y sobretodo, soñando con la vuelta a la rutina. La Navidad es preciosa, sobretodo con niños, pero también es agotadora. (más…)

Scroll to Top