El cáncer no avisa a nadie. – TOPLES SÍ O TOPLES NO

¿Quién dicta las normas?

Pasó el huracán cáncer y a su paso quedan las marcas de la victoria, esas señales que explican tu vida y te van a acompañar siempre. Tardamos en aceptar ese nuevo yo ante el espejo, y hay quien nunca lo consigue del todo. Si me planto ante el espejo y observo las cicatrices me estremezco, si recuerdo cada operación, cada vez que he cruzado la puerta que conduce a esa fría sala, cada despedida dejando al otro lado del pasillo a quien más te quiere… si recuerdo todo eso mi corazón se resiente, pero si me centro en la victoria, en que estas heridas no son más que VIDA, eso me llena de fuerza y de ganas.

Os sorprenderá la foto, o quizás no…

Primero ansié que llegara el día en que pudiera tatuarme el pezón, pero al final ves que llega el verano y aún no es posible, y si os soy sincera con tanta cicatriz por el dorsal ancho y con el implante de piel de la espalda no sé yo si será peor el remedio que la enfermedad.

Lo cierto es que yo había hecho toples siempre, no por lucir pecho que siempre he tenido muy poco y no me ha importado nada, más bien al contrario, lo que me gusta es la sensación de libertad y de sentirte cómoda, de nadar sin que nada te oprima…

Hasta que llegó el cáncer y entre otras muchas cosas se llevó esa sensación de libertad.

Este verano empecé por quitarme la parte de arriba cuando estaba en el agua y así disfrutar de esa sensación, poco a poco me atreví a despojarme de ella cuando estaba en la toalla y me tapaba con sumo cuidado para dirigirme al agua, con mucha cautela y hasta con un poco de miedo a que alguien se pudiera sentir incomodo al verme. ¿Qué tontería, verdad?

Justamente fue a partir de reflexionar sobre ello donde empecé a plantearme el ¿Porqué?

  • ¿Quién rige las normas?
  • ¿Porqué sin darme cuenta me escondo en vestuario del gimnasio?
  • ¿Porqué me sabe mal incomodar a alguien?
  • ¿A caso después de todo lo vivido debemos escondernos?

Os diré que mi mitad, que me escucha en todas las sandeces que puedan pasar por mi cabeza, me animó a que actuara con normalidad, que me olvidara de ese canon estético que tenemos impuesto, que fuera yo… y yo soy como soy, con cicatrices o sin ellas.

Le hice caso y hace un par de semanas llegamos a la playa a primera hora, había muy poquita gente y me quedé en topless, lo que ocurrió es que sencillamente me olvidé y pasé así una agradable jornada de playa. Aunque en algún momento él saludó a alguien a lo lejos y yo le puse mala cara por no avisarme, por si me veían, enseguida me dijo.

-Lo siento cariño, no me he dado cuenta.

Seguido de:

-No te preocupes, a quien no le guste que no mire. Es lo que hay.

Él es así, un poco radical pero racional, claro y directo.

De vuelta a casa me preguntó:

-¿Te has sentido cómoda?

Lo cierto es que estuve con total naturalidad y no me sentí lo observada que creía que me sentiría, no noté que incomodara a nadie ni mucho menos que nadie se asustara al verme, seguramente pasé desapercibida, o quizá fue chocante para alguien pero el cáncer está a la orden del día y hasta que no llegue ese día en que deje de existir, lo mejor que podemos hacer es normalizar.

Yo no sé si os servirá de mucho o más bien de nada, quizás ni siquiera compartís mi opinión, que no digo yo que sea la correcta.

Lo único que quiero transmitiros es que lo correcto es lo que tú quieras, nadie rige las normas. Tus normas las marcas tú, y decidas lo que decidas, tú vales más que dos tetas, dos pezones o tus cicatrices.

La vida nos ha castigado bastante, así que hagámonos un favor y olvidémonos de tabús.

 

Sin más, solo quiero deciros que Viva el verano, que disfrutéis muchísimo de él, viva la VIDA y viva TÚ!!!

Un fuerte abrazo!

About vanessa

Soy Vanessa, Estoy casada con mi otra MITAD, lo escribo en mayúsculas porque quiero que se entienda bien, no podría tener un mejor compañero de viaje, es mi confidente y mi mejor amigo… le quiero de forma incondicional y es el padre de mi tesoro más preciado, mis hijos Èric y Martina. Soy súper mami de mellizos, lo de súper no es porque yo lo crea, simplemente es que ser mamá de gemelos o mellizos ya viene de serie con ese título honorífico, a la fuerza hay que serlo. Y en mi vida idílica un día el cáncer irrumpió. Con el diagnóstico bajo el brazo, el alma rota y la fuerza por las nubes me decidí a escribir este blog, un hoja en blanco aguanta lo que le echen y así empezó mi terapia. Aquí encontrarás los episodios más duros de la enfermedad narrados en primera persona, un desahogo en toda regla. Mis proyectos solidarios, que en realidad son de todos. Y un trozo de mi corazón en cada post que escribo. Esta es mi vida, no tal y como la soñé de niña, pero es así y la vida hay que aceptarla, porque pese a todo… la vida merece la pena. Ahora soy más feliz, mi vida es más intensa, agradezco cada nuevo día y le grito un gran SÍ, A LA VIDA, sí a vivir y no sobrevivir, sí a ser feliz, sí a disfrutar, sí a sentir… Nunca sabes cuando la vida va a sorprenderte, es bonita y cruel a partes iguales pero me gusta pensar que pase lo que pase seguiremos bailando, sin importar la canción que suene. ¿Bailas conmigo?

Scroll to Top

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar